CAPITULO 309JOSUE Y LA TIERRA PROMETIDA